x

Daniel Colombres: “Me senté en una batería y fue amor a primera vista”

TMPlay
176 Videos
36 visitas

Daniel Colombres

3 videos
36 visitas

A los 11 años comenzó el vínculo con la percusión. Para ese entonces, Daniel Colombres, escuchaba a aquellos artistas que luego se convertirían en parte de sus días. Sin embargo, todo comenzó dentro de un marco barrial, junto a Daniel y Beto. No sólo serían sus compañeros de aventuras, sino que también quienes le prestarían …

A los 11 años comenzó el vínculo con la percusión. Para ese entonces, Daniel Colombres, escuchaba a aquellos artistas que luego se convertirían en parte de sus días.

Sin embargo, todo comenzó dentro de un marco barrial, junto a Daniel y Beto. No sólo serían sus compañeros de aventuras, sino que también quienes le prestarían la primera batería.

La pasión fue más fuerte que él. A sus 15 años comienza a estudiar de forma profesional junto a Rolando “Oso” Picardi.

Directo al escenario: “todo es conexión”

Durante ese mismo año, también dio su primer paso en lo que sería su red de contactos. Comenzó, así, a tocar con Bocón Frascino– “Pescado Rabioso”- para luego continuar junto a la gente del “Reloj”.

“Vas tocando, te van viendo, generás buena comunicación”, dice. Su secreto se basó en hacer que la rueda nunca deje de girar. De esa forma es que comienza a tocar con Pastoral y graba lo que sería el primer disco, luego de su separación. Para el segundo, el lanzamiento sería en Obras.

La linea de tiempo continúa. Toca con Merlín y luego con Sweter, con quienes graba el primer disco del proyecto.

El gran llamado

Luego de tanto tiempo y ya habiendo tenido un basto camino recorrido, llega un llamado inesperado. David Lebón convocaba a Daniel para ocupar el lugar de Pomo.

“Para mi Pomo es mi papá, como músico”, confiesa aún con ojos brillosos. Dice aún que al mirar para atrás, sigue ese miedo al pensar cómo fue que encaró tal situación.

“Eran tipos que habían tocado con Spinetta. Monstruos”, exclama. Sus referentes se habían convertido en sus compañeros de ruta y, algunos, en grandes amigos.

Al momento de jugar e improvisar:

“Cuando me siento en la batería piso el hi hat junto con el raid”, eso sólo. Sin embargo dentro de su libertad siempre busca transformar todo en un ritmo.

Y luego de tantos años de estudio y lucha para poder superarse a si mismo, dice: “Yo soy más que un baterista que tiene un buen golpe”. Asegura que una de sus grandes metas era tener un buen “2 y 2”.  “Me gusta, lo puedo disfrutar mucho. Me costó y lo logré”, finaliza confesando.

Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Arriba