x

De juego a “trabajo”: el destino de Luciano Scaglione

TMPlay
176 Videos
115 visitas
115 visitas

Él se define como un humilde bajista. Y podemos afirmar que la humildad es una de las tantas cosas que lo definen. Luciano Scaglione, bajista de Attaque 77, tenía un destino escrito. Si es un juego o un trabajo, aún estará por verse. Sus pasiones son muchas: su carrera de chef, el vino, su familia y …

Él se define como un humilde bajista. Y podemos afirmar que la humildad es una de las tantas cosas que lo definen. Luciano Scaglione, bajista de Attaque 77, tenía un destino escrito. Si es un juego o un trabajo, aún estará por verse.

Sus pasiones son muchas: su carrera de chef, el vino, su familia y la banda. Sin embargo, hay una de todas ellas que lo sorprendió: su paso por la escena del rock.

Un juego que no tiene fin

Muy pocos músicos ven a su labor como un trabajo. Se trata de disfrutar, de fluir, de jugar.

Ambicioso. Luciano, siempre busca cuál será su próxima meta. Y ésto, quizás, sea por la esencia de su historia y educación.

A los diez años empezó a acompañar a su padre a los shows. Tocaba en los bares de jazz, por los años ´80.  Y es desde ese momento que quería hacer que Luciano estudiara para convertirse en un profesional.

No había caso. No quería estudiar, no le encontraba una razón. Lo aburría. Hasta que luego de varios años, empezó a encontrarle razones.

“Empecé a comprender que era una obligación. Era interesante saber qué tonalidad, qué acorde, qué escala“, justifica. Y cuando comenzó a darle ese sentido no paró jamás.

Empecé a sentir que el bajo lo tenía todo. Un instrumento melódico y rítmico a la vez. Aquel que terminaría siento un desafío que hasta hoy, no deja de cobrar razón y sentido.

Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Arriba