x

Tocar dos shows con el quinto metacarpiano fracturado…¡pura pasión!

TMPlay
176 Videos
52 visitas

Pedro Pasquale

4 videos
52 visitas

Muchas veces escuchamos esa frase cliché que dice que uno no sabe lo que tiene hasta que lo pierde, o está próximo a perderlo. Y cuándo se trata de tu pasión, de ese arte que termina por moldear y construir tu personalidad, puede tratarse de un microsegundo en el que te repreguntes sobre tu misión …

Muchas veces escuchamos esa frase cliché que dice que uno no sabe lo que tiene hasta que lo pierde, o está próximo a perderlo. Y cuándo se trata de tu pasión, de ese arte que termina por moldear y construir tu personalidad, puede tratarse de un microsegundo en el que te repreguntes sobre tu misión en este mundo. Ahora, ¿harías como Pedro Pasquale y te enfrentarías a dos shows fracturado?

“Los shows deben continuar”

Todo pasó en el transcurso de, apenas, unas horas. Era martes. Pedro audicionó y quedó para tocar en la banda de Marcela Morelo, con la que ensayaría el viernes y tocaría por primera vez el sábado. Todo marchaba de forma deseada.

Sin embargo fue un portazo, en medio de una juntada con amigos, la que terminó por generar un punto de quiebre dentro de su jornada. Se había fracturado el quinto metacarpiano.

Palabras mayores. El doctor ya había declarado: “ésto es yeso y operación”. Sin embargo, no era suficiente eso para Pedro. Tenía que tocar en ocho horas.

“Después del show andá al médico, porque “estás al horno”, expresó el doctor mientras le colocaba una férula momentánea. Nada lo acobardó.

No sólo fue al primer show sino que también recordó que debía tocar un amigo, y no optó por faltarle. Había que tocar, eso era lo importante.

Todo se resolvió mejor de lo esperado, de todos modos. El martes ya estaría operado en “La mano del músico”.

Con una recuperación rápida y óptima, seguiría aún más apasionado en su camino. Tal es así que dos semanas después del episodio, y con clavos en sus manos, estaba tocando y audicionando para “Soy luna” (proyecto número uno de Disney).

Más que un trabajo. No era sólo la responsabilidad de no hacerlo. Se trataba de sanar la herida interna que le había generado dicho accidente.

 “Es pensar que es lo que vos querés hacer de acá hasta el último día. Tocar para vos”, confiesa emocionado. Aunque el dolor físico continúe, se trata de depurar. De vivir con la pasión como estandarte.

Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Arriba